04e9749b7e91a9557566abbd823ccf3a

San Valentín: Cada año la misma historia: tan pronto como empieza febrero, todas las tiendas se adornan con adornos en forma de corazón para anunciar la llegada del Día de los enamorados.

Si celebrar el amor es realmente tan maravilloso… ¿por qué no lo haces contigo mismo?

Te dejamos aquí tres formas de quererte mucho por San Valentín.

CONVIERTE TU BAÑO EN UN HAMMAM

¿Qué es más agradable que volver a casa después de un día agotador y descansar en tu baño (o tu ducha…)?

Da a tu baño un aire de Spa oriental: prepara velas aromáticas, o velas e incienso, flores…Pon música relajante.

Deja correr el agua durante unos minutos para obtener agua muy caliente.

Moja todo tu cuerpo (sin quemarte, claro…).

Si tienes bañera, aprovecha para utilizar unas sales, bolas efervescentes o lo que más te guste, para sumergirte en un baño de sensaciones. Cierra los ojos y relájate.

Extiende tu jabón o gel preferido por todo el cuerpo mejor con un guante de masaje. Así eliminaras piel muerta y otras impurezas. Hazlo poco a poco, disfrutando del momento…

Enjuágate y envuelve tu cuerpo con tu mejor loción para hidratarlo intensamente.

¿Resultado? Tu piel nunca habrá sido tan suave, y durante tanto tiempo, y habrás disfrutado de un verdadero momento de relax.

PREPARA UN TRATAMIENTO DE ACEITE PARA TU PELO

El baño de aceite es perfecto para nutrir tu cabello y proporcionarle un aspecto realmente brillante. Y dado que el aspecto de “pelo graso” aún no está de moda, un Día de San Valentín en solitario es una oportunidad de oro para ello.

Da a tu baño un aire de Spa oriental: prepara velas aromáticas, o velas e incienso, flores…Pon música relajante.

Elige un tipo de aceite adaptado a tu piel (argán, oliva, jojoba …) y aplícalo en todo el cabello.

Déjalo durante varias horas. Puedes aprovechar para leer, escuchar música o para darte un baño relajante (¡con la toalla puesta!) …

Enjuaga bien el cabello y lávalo a fondo, para eliminar cualquier residuo graso.

Tu cabello quedará suave y brillante, perfecto para causar furor al día siguiente.

PROPORCIONA A TUS PIES UN MOMENTO DE PLACER

El Día de San Valentín es una celebración de amor, así que es el momento adecuado para mostrar un poco de atención y gratitud a aquellos que nos soportan y (literalmente) nos apoyan durante todo el año: nuestros queridos y pequeños pies.

Confinados en sus zapatos, comprometidos por temperaturas extremas, víctimas de callosidades, ampollas y otras asperezas, no requieren mucho tiempo para cuidarlos y… ¡Genial, tenemos algo de tiempo esta noche!

Da a tu baño un aire de Spa oriental: prepara velas aromáticas, o velas e incienso, flores…Pon música relajante.

Sumérgelos en un baño caliente perfumado con unas gotas de aceites esenciales (lavanda o eucalipto para la relajación).

Elimina después las células muertas con una piedra pómez.

Corta tus uñas y límalas.

Aplica una máscara especial en forma de calcetines.

Finalmente (si aguantas las cosquillas) dales un suave masaje con una crema adecuada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR