Últimamente hemos visto muchas fotografías con cosméticos que tienen maravillosas formas de caramelos, pasteles. ¡Cada vez más bonitas y mejor trabajadas… verdaderas obras de arte!

KitCupCake_3000004_SUR_Inspirate02

Estos productos que se asemejan a alimentos resultan atractivos sobre todo para los niños. El color, la forma, el sabor, el olor o la presentación de algunos geles de ducha, champús, lociones corporales, jabones, jabones líquidos, etc. puede hacer que se confundan con alimentos.

 

Pues ten cuidado… no está permitido realizar este tipo de presentaciones.

tenor

¿Porqué?

Resulta lógico pensar que cuanto más se asemeja un producto a un alimento y más atractivo resulta para los niños, mayor será la probabilidad de que se confunda con comida y se ingiera.

Las personas mayores con un menor sentido del gusto o del olfato, y aquellas con problemas de visión, son más propensas a ingerir un producto por accidente, especialmente si están desorientadas por la acción de una enfermedad o un medicamento o carecen de la supervisión o asistencia necesarias

Las etiquetas de advertencia no tienen ningún efecto en los niños pequeños, ya que no pueden leerlas, y a los ancianos les ocurre otro tanto.

La existencia de una legislación de productos cosméticos tiene como objetivo asegurar que el producto sea aseguro para la salud humana.

Por esa razón, en el Reglamento Europeo 1223/2009 de productos cosméticos, se especifica que los productos cosméticos deben ser seguros teniendo en cuenta su presentación de conformidad con la Directiva 87/357/CEE.

¿Y qué dice esta Directiva?

Pues en concreto nos dice que la presentación de un producto cosmético y, en particular, su forma, olor, color, apariencia, embalaje, etiquetado, volumen o tamaño no deben poner en peligro la salud y la seguridad de los consumidores debido a una confusión con productos alimenticios y por ello se lleven a la boca, se chupen o se ingieran pudiendo esta acción implicar riesgos.

¿Y cuáles pueden ser esos riesgos?

En la mayoría de los casos, la ingestión de cosméticos no tiene efectos graves. Pocas personas informan de casos de envenenamiento y presentan algún síntoma, pero, en aquellas que lo hacen, los efectos comunes son vómitos, dolor abdominal, trastornos neurológicos como la disminución de la consciencia, pérdida de tono muscular, problemas de movimiento, equilibrio, habla y convulsiones. También se han observado erupciones cutáneas, así como dificultades para respirar y tragar. Aunque la mayoría de los efectos son temporales, los productos corrosivos pueden causar graves quemaduras en el esófago o el estómago.

La ingestión de un producto puede provocar náuseas y la aspiración del vómito, y derivar en la inflamación del tejido pulmonar debido a la alta acidez del contenido estomacal. Si la sustancia tóxica contiene ingredientes tales como surfactantes y emulsionantes, puede aumentar la gravedad de los daños en los pulmones y causar neumonía química.

Los efectos del envenenamiento accidental son similares en personas de todas las edades, pero las personas mayores, especialmente aquellas con problemas de salud añadidos, a menudo son las más perjudicadas.

Es difícil renunciar a la creatividad.

Si aun teniendo todo esto en cuenta realizas presentaciones de este tipo, toma todas las precauciones que estén en tu mano para evitar riesgos (etiquetado específico, frases de precaución…).

Recuerda que eres el único y último responsable de tu producto.

images

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR